17
Nov

Mons. Luis Durán: “Adviento es un espacio que nos exhorta a ser una Iglesia de la cercanía con actitudes de compasión y ternura”

Prensa CEB 17.11.2022.- “Adviento debemos considerarlo como un momento privilegiado para fortalecer y crecer más en nuestra fe, que la debemos manifestar a través de nuestras buenas obras, de solidaridad con los más necesitados de nuestra sociedad y de la reconciliación con Dios y con el prójimo”,  enseña en la presentación de la Novena Bíblica de Navidad monseñor Luis Durán, Responsable de Animación Bíblica de la Pastoral (ABP), del Área de Evangelización de la Conferencia Episcopal Boliviana.

Con el tema y lema: “Levántate, caminemos hacia Cristo fuente de luz y vida.” la Novena Bíblica de Navidad, está disponible a la venta, por el monto de 5 Bs. Y puede ser adquirida a través del Whatsapp: 78764009.

La Novena de Navidad 2022 comienza el viernes 16 de diciembre y termina el sábado 24 de diciembre. Empecemos la cuenta regresiva para celebrar el nacimiento de Jesucristo unidos en esta hermosa tradición.

A continuación el mensaje de presentación a la Novena departe de monseñor Luis Duán: 

Es tiempo de ponernos en camino, dejar nuestros individualismos, es tiempo de propiciar el nacimiento de Jesús, en nosotros y en nuestros hermanos. Estos nueve días de la Novena Bíblica de Navidad, tiene el objetivo de avivar nuestra esperanza de modo que no nos sintamos solos ni abandonados, en medio de las dificultades propias de nuestro servicio pastoral y de la vida misma.

Ponemos a su disposición este subsidio para que nos ayude a vivir intensamente este tiempo litúrgico. Esperamos que sea una herramienta que nos permita contemplar y adorar al niño Jesús que nace.

Hermanos todos en Cristo: Adviento ha llegado, significa que es el momento de preparación y conversión, para que podamos celebrar el gran acontecimiento del nacimiento del Hijo de Dios por quien todos llegamos a ser sus hijos.

La oportunidad de vivir el Adviento, es también un tiempo para caminar en sintonía con el proceso sinodal que ha emprendido nuestra Iglesia. Hacer nuestro el llamado del Papa Francisco para que nos centremos en la sinodalidad, es un pedido a restaurar y profundizar nuestras raíces como Pueblo de Dios que camina unido en una misión común.

Es un tiempo de gracia que, nos permite encaminarnos hacia una Iglesia sinodal, es decir, un lugar abierto, donde todos se sientan en casa. El camino sinodal también nos ofrece la oportunidad de ser una Iglesia que escucha a los hermanos y hermanas, acerca de las esperanzas y las crisis de la fe en los diversos lugares de nuestro país, las urgencias de renovación de la vida pastoral y estar atentos a las señales que provienen de las realidades de nuestras Diócesis. Así también, tenemos la oportunidad de ser una Iglesia de la cercanía. Dios siempre ha estado cercano a su pueblo, su presencia misericordiosa nunca se ha apartado de su Iglesia.

Adviento es un espacio que nos exhorta a ser una Iglesia de la cercanía con actitudes de compasión y ternura, pero no solo de palabra sino con el vivo testimonio de nuestra presencia, que permita establecer mayores lazos de amistad con la sociedad y con el mundo. Ser una Iglesia que no se separa de la vida, sino que asume y se hace cargo de las fragilidades y las pobrezas de nuestro tiempo, curando las heridas y sanando los corazones quebrantados.

No debemos olvidar que la tarea principal de la Animación Bíblica de la Pastoral (ABP) no es solamente dar a conocer el mensaje de salvación, sino el de ponernos en contacto con aquél que es el mensaje mismo: Jesucristo. Y esto sólo será posible en la medida en que busquemos con sinceridad el encuentro personal y comunitario con Jesús. En este sentido, el lema que nos anima este año es: “Levántate, caminemos hacia Cristo fuente de luz y vida”, pues el Adviento debemos considerarlo como un momento privilegiado para fortalecer y crecer más en nuestra fe, que la debemos manifestar a través de nuestras buenas obras, de solidaridad con los más necesitados de nuestra sociedad y de la reconciliación con Dios y con el prójimo.

Es tiempo de ponernos en camino, dejar nuestros individualismos, es tiempo de propiciar el nacimiento de Jesús, en nosotros y en nuestros hermanos. Estos nueve días de la Novena Bíblica de Navidad, tiene el objetivo de avivar nuestra esperanza de modo que no nos sintamos solos ni abandonados, en medio de las dificultades propias de nuestro servicio pastoral y de la vida misma.

Ponemos a su disposición este subsidio para que nos ayude a vivir intensamente este tiempo litúrgico. Esperamos que sea una herramienta que nos permita contemplar y adorar al niño Jesús que nace.

Mons. Mario Luis Durán Berríos

Obispo Auxiliar Arquidiócesis Nuestra Señora de la Paz

Responsable de Animación Bíblica de la Pastoral Área de Evangelización

Conferencia Episcopal Boliviana

Leave a Comment