15
Ene

Fray Marcelo: ¿Cuándo fue la última vez que hablamos de Dios?

Prensa CEB 15.01.2023 “Vayamos por el mundo haciendo referencia al Mesías redentor, presentándolo con tu vida, que los demás vean en ti a Cristo el Señor quizá así el mundo pueda ser mejor, si hablamos de Dios”, dijo fray Marcelo Garrón OFM, al celebrar la eucaristía desde la Basílica Menor de San Francisco en la Arquidiócesis de La Paz, animando a la población a anunciar a Jesús a través de su testimonio de fe y amor, sembrando esperanza en los hermanos, en la familia, y donde uno se encuentre.

“El evangelio de San Juan, nos muestra sobre Juan Bautista, precursor a quien Dios le escogió para una misión, preparar al pueblo de Dios para que abra su corazón, porque el Mesías está cerca. El cumplió su misión de anunciar al Salvador, compartir con el pueblo ese mensaje de esperanza, este profeta fiel, anunció esta Palabra”, el sacerdote manifestó que todos tenemos algo de Juan Bautista, pues al ser bautizados, profesamos nuestra fe de cristianos y damos testimonio de Dios.

Recordó que Jesús va dar su vida por nosotros y Juan testifica de esto y lo muestra para que todos lo conozcan, lo vean, lo escuchen y lo sigan: “Nosotros también debemos hacerlo, no hay cristiano sin misión, su primera misión es dar testimonio de la salvación, hablar del Señor, y habrá que ver si estamos haciendo esto como bautizados, como discípulos de Jesús, a veces decimos muchas cosas, y hablamos de cosas que no nos unen, y no nos fijamos que nuestra misión es el anuncio de la buena noticia de la salvación”.

Fray Marcelo preguntó a los fieles ¿cuándo fue la última vez que usted dio testimonio de Jesús, mostró su fe y amor por Jesús?, ¿cuándo hablo con los demás de Dios?, “esa es nuestra primera misión de bautizados, no podemos ir por el mundo callados, se manifiesta la fe, y el ser bautizado y discípulo de Jesús, cuando me relaciono con los demás, y cuando me miran y descubren que soy una mujer y hombre de fe”, reiteró Fray Marcelo alentando a dar testimonio en un mundo donde hay violencia, muerte, donde hay más diferencias que nos dividen como hermanos, “ahí el bautizado debe dar testimonio de lo que es y lo que vive desde el corazón”.