08
Jul

En tiempos de incertidumbre política y económica, Mons. Centellas exhorta a los misioneros de Bolivia a sembrar paz, unidad y libertad

Prensa CEB 08.07.24.- Luego de una peregrinación por las calles de Oruro y en un ambiente festivo, se inició el VIII Congreso Nacional Misionero, este 8 de julio, en el Santuario de la Virgen del Socavón. La misa fue presidida por el Mons. Ricardo Centellas, Arzobispo de Sucre y Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Boliviana, en un templo abarrotado de cientos de personas llegadas de todo el país.

La Diócesis de Oruro dio la bienvenida a los participantes, entre los que se encuentran obispos, sacerdotes, vida religiosa y laicos misioneros de las 18 jurisdicciones eclesiales de Bolivia; la acogida de los habitantes de Oruro se hizo notar a través de aplausos, cantos y la alegría de la gente.

En su homilía, el Mons. Ricardo Centellas manifestó la alegría y entusiasmo al inicio del VIII Congreso Nacional Misionero, recordó el séptimo congreso realizado en Sucre el año 2017, con el lema “¡El Evangelio es alegría, anúncialo!”. Partiendo de este lema, el Arzobispo dijo que el anuncio de corazón exige “compromiso cristiano y mucho más de nosotros, que somos comprometidos con la misión, con el desafío que ahora tiene nuestra Iglesia, estamos llamados a ser Iglesia Misionera”.  

“¡Virgen del Socavón, ruega por nosotros!”

El Arzobispo pidió la intercesión de la Virgen del Socavón, Patrona de Oruro: “Nosotros, que estamos acá en el Santuario, vamos a pedirle a la Virgen María que acompañe, que interceda todo nuestro trabajo misionero, por nuestra vida misionera”, dijo a tiempo que motivó a seguir el modelo de fe de María, que siempre estuvo al lado de Jesús: “Creo que nosotros tenemos que aprender eso, acompañar a nuestros hermanos, a nuestra Iglesia, a nuestra parroquia, nuestros grupos apostólicos, a tantos compromisos que tenemos al interior de la Iglesia, para que el mundo vea que es posible sembrar la Palabra de Dios; y creo que una de las primeras discípulas es María. Entonces eso le vamos a pedir a los pies de la Virgen del Socavón, que seamos capaces de acompañar a nuestras comunidades”.

Pasar de hacer misión a ser Misión

“Una cosa es hacer de vez en cuando misión en algún lugar y otra cosa es ser misión”, dijo el Arzobispo Centellas, reflexionando sobre la necesidad de ser testigos vivos del Evangelio; “soy misión y eso significa profundizar y renovar nuestro compromiso de ser testigo, de ser testimonio de Jesucristo”.

“Que el Señor nos renueve, nos motive para que en todo momento podamos ser testigos y testimonio de la presencia de Dios en la vida cotidiana”, subrayó.

Llamados a sembrar cercanía y fraternidad

La autoridad eclesial alentó a los congresistas a ser misioneros que lleven el mensaje de alegría y paz a todos los rincones de Bolivia, especialmente en tiempos de conflicto e incertidumbre: “A nosotros nos toca ver la realidad de Bolivia, es en este país donde estamos llamados a ser misión, a ser testigos de Jesús, a ser testimonio de la presencia de Dios que es vida. Y nosotros tenemos que comunicar vida y vida digna para todos”.

“Estamos conscientes y cada día percibimos que unos en este país se dedican a sembrar conflictos, imagínense, 700, 800 conflictos cada año; unos se dedican a sembrar incertidumbre política, incertidumbre económica y eso lo podemos ver cada día; y nosotros estamos llamados a sembrar lo contrario, paz, serenidad; estamos llamados a sembrar el espíritu de Dios, que es un espíritu de solidaridad, de hermandad”, señaló el Mons. Ricardo Centellas.

Además, enfatizó el papel de los misioneros en la realidad de migración, pobreza y desigualdad social en la que se encuentra el país: “En esta realidad estamos llevados a sembrar cercanía, unidad, fraternidad, solidaridad; nuestra misión es esa, allí donde hay división sembremos unidad, allí donde hay violencia, sembremos paz, y donde hay manipulación, donde hay esclavitud, especialmente ideológica, sembremos libertad de pensamiento, para que como país vayamos adelante, ese es el espíritu de la Iglesia”.

Sinodalidad es caminar juntos

El Mons. Centellas también hizo un llamado a la unidad y al trabajo conjunto en el espíritu de sinodalidad: “En el espíritu de Jesús, caminemos juntos como hombres y mujeres de fe, como niños, jóvenes, adultos de fe, para mostrar al mundo que es posible y es más fuerte la unidad, no la separación, no la división, esta es nuestra visión”, dijo el Arzobispo al concluir su homilía.

Algo que resaltó de manera especial durante la Eucaristía, fue ver a los misioneros conmovidos por haber logrado llegar a los pies de la Virgen del Socavón, después de pasar por los conflictos sociales en las carreteras. Con lágrimas en los ojos, los misioneros se encontraron en un momento de profunda oración luego de recibir la Sagrada Comunión.

El Congreso, que se celebra siete años después del último encuentro en Sucre, busca revitalizar el espíritu misionero en Bolivia.

Author